A lo largo de estos meses me han ido apareciendo campañas de publicidad maravillosas. Campañas difusoras de mensajes que rompen con los estereotipos y los prejuicios.

Y es que la publicidad está cambiando y menos mal que lo está haciendo. Ha tardado, pero al fin lo está haciendo y he aquí algunas pruebas de ello:

Dando visibilidad a otro modelo de hombre

Bajo la voz en off de Paco León, el spot de Gillette va mostrando un modelo diferente al hombre que habitualmente se ve en televisión. Un hombre que tiene miedo, que no le importa el qué dirán, que antepone a su familia. Un hombre con capacidades diferentes, un hombre libre. Y es que no puedo estar más de acuerdo, hay que ser muy hombre para ser uno mismo.

Más marcas pelofriendly

Poco a poco, son más las empresas de belleza que se suman al movimiento de dar visibilidad al vello, mostrándolo como lo que es, algo normal y natural. Siendo Billie una de las primeras en atreverse, otras como No+vello y Veet están siguiendo los mismo pasos. Ambas con un estilo muy similar y prácticamente el mismo mensaje: lo más importante es que te sientas bien, sea depilándote, recortándote los pelos o dejándolos vivir.

Empoderando a las mujeres

Nike vuelve a hacerlo. Esta vez dándole un significativo positivo al descalificativo que tanto han tenido que aguantar las mujeres por ir más allá de lo establecido: LOCA. Y lo consiguen haciendo referencia a Katherine Switzer, a quien llamaban loca por correr una maratón, hasta la fecha, considerada una actividad únicamente para hombres. Si eso es ser una loca, por favor, seámoslo todas.

Todas estas campañas son maravillosas, pero…¿sabéis lo que sería todavía más maravilloso? Que llegue un momento que no nos sorprenda ver publicidad como está, porque querrá decir que habremos dado un paso gigantesco como sociedad. Llamadme LOCA.

Categorías: Marketing

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *