¿A quién no le ha pasado estar navegando por una página web y de repente, sin comerlo ni beberlo, te han invadido con publicidad a diestro y siniestro? Seguramente a la mayoría y lo más probable es que la reacción fuera la misma, salir por patas.

Estas técnicas tan intrusivas ya no reportaban grandes beneficios, más bien asustan al personal y cuando las empresas se dieron cuenta de ello, decidieron utilizar nuevos métodos para atraer a sus potenciales clientes, es el caso del inbound marketing.

¿Qué es el Inbound Marketing?

El inbound marketing es una metodología que combina técnicas no intrusivas de marketing y de publicidad que van encaminadas a acompañar al usuario desde el inicio del proceso de compra hasta la transacción final y, finalmente, se le fideliza.  

Su objetivo es acompañar al usuario hasta el final del proceso de compra mediante contenido adaptado a cada fase y a sus intereses, siempre de manera friendly y sin espantar a nadie.

¿Cómo funciona?

El inbound marketing consta de cuatro fases que corresponden a las diferentes etapas por las cuales pasa el usuario en su proceso de compra, desde que detecta una necesidad hasta que, finalmente, adquiere un producto/servicio.

Fases del inbound marketing

Atracción

En esta primera fase, el usuario hace una primera aproximación a tu marca accediendo a tu página web a través del contenido que has creado, ya sea un post de blog o publicaciones en tus redes sociales.

Cuanto más atractivo sea tu contenido, mayor tráfico conseguirás. Eso sí, es muy importante saber quién es tu buyer persona para poder enfocar bien tu estrategia y no ir dando palos de ciego.

Lo que quiero decir con esto es que conozcas cuáles son los gustos, preferencias y necesidades de tu público objetivo y diseñar todo tu plan de contenidos alrededor de ello y así conseguir que toda la información sea de su interés.

Conversión

Llega el momento de generar leads, es decir, oportunidades de negocio que se crean cuando un usuario deja su email en la base de datos de tu página web, como es una suscripción a una Newsletter.

Una de las técnicas más eficaces a la hora de convertir una visita en un lead es es diseñar atractivos CTA y ofrecer contenido gratuito a los usuarios a cambio de dejar su correo en tu base de datos, por ejemplo::

  • Descuentos y ofertas especiales
  • Webinars
  • Ebooks
  • Videos
  • Plantillas o cheklists

Educación

Una vez que has conseguido convertir tus visitas, ya puedes empezar a enviar a tus usuarios información útil para cada una de sus fases de compra a través de su correo electrónico, pero por favor, no le atiborres a emails porque así lo único que conseguirás será que se desuscriba más rápido de lo que canta un gallo.

Gracias a la tecnología y las famosas cookies, puedes conocer qué visita el usuario y te permite crear contenido personalizado que le ayude a avanzar en su proceso de compra.

Por ejemplo, a una persona que añadió un artículo al carrito, pero sin llegar a comprarlo, puedes enviarle ofertas y promociones de ese mismo artículo para que finalice el proceso.

Cierre y fidelización

La última fase del inbound marketing consiste en darle razones a los usuarios para que sigan confiando en tu marca, consiguiendo que vuelvan a comprar tus productos/servicios y queden satisfechos con el contenido que les estás ofreciendo.

Como ves, el inbound marketing no solo te ayuda a crear contenido de valor para tus usuarios, sino que también te permite saber cuál es el mejor momento para ofrecérselo, rentabilizando así tu estrategia y brindándole la mejor experiencia a tus clientes.

Categorías: Marketing

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *